Arriba Calles Colonias Comercios Templos Educación Lugares_interes

 

TEMPLOS

   En esta sección encontrarás información de los templos del Municipio de Salvatierra y sus jardines.
 

Capilla de la Angostura
Capilla de Huatzindeo
Capilla del Panteón Municipal
Capilla de Santo Tomás Huatzindeo
Convento y Templo de Capuchinas.
Jardín de Capuchinas
Monumento a San Cristóbal
Oratorio de los Dolores
Santuario Diocesano de Nuestra Señora de la Luz
Templo de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días
Templo del Barrio de San Juan
Templo del Carmen
Templo de Santo Domingo
Templo de la Sagrada Familia
Templo de San Francisco


 

CAPILLA DE LA ANGOSTURA


   Su construcción se llevo a cabo por iniciativa de los vecinos y del Pbro. Julián Cortés; se dedicó al Sagrado Corazón de Jesús el 6 de Agosto de 1955.

Ir al índice
 

CAPILLA DE HUATZINDEO


   Se dedicó a la Virgen de la Luz; se edificó en 1940 en el sitio donde la tradición señala haber irradiado sus primeras luces, la construcción se hizo por donativo de Dn. Gregorio Aguilar.

Ir al índice
 

CAPILLA DEL PANTEÓN MUNICIPAL


   Se edificó por iniciativa del Pbro. Luis Ferreira y colaboración del C. Miguel López Medina, presidente municipal.   La iniciativa se verificó el 2 de noviembre de 1966.
 

Ir al índice
 

CAPILLA DE SANTO TOMÁS HUATZINDEO


   La antigua capilla se dedicó el 8 de diciembre de 1940 y tiene como patrona a la imagen de Nuestra Señora de Huatzindeo.   Actualmente se está terminando una nueva iglesia en el mismo sitio habiéndose demolido la anterior.
 

Ir al índice
 

CONVENTO Y TEMPLO DE CAPUCHINAS.


    Es una joya colonial, resaltando su piedra roja, tezontle,  en los altos muros, que han sido lugar predilecto para que las palomas aniden; originalmente existían contrafuertes en la fachada poniente.

    Enfrente se encuentra un jardín que cuenta con juegos infantiles y una fresca y abundante sombra, junto al convento se encuentra el pequeño jardín de "Las ciudades hermanas" Salvatierra - Yrwindale. Se encuentra en la calle Hidalgo, entre Altamirano y Colegio Militar.

   En el siglo XVIII, un español llamado José Ignacio de Polanco murió en Salvatierra, tenía una sola hija que radicaba en Querétaro como novicia en el convento de capuchinas, ella mostró interés en que se fundara un monasterio en Salvatierra, una capitán de nombre Santiago Ginés de la Parada se ofrece patrocinar la obra.

   El 9 de junio de 1766 se otorga una escritura de obligación y afiance por 25 mil pesos ante el escribano real Don Joaquín Cardozo, además de 10 mil pesos para el sostenimiento de dos capellanes; y 11 de octubre de 1767 el rey  Carlos II expidió la cedula de fundación siendo virrey de la Nueva España Don  Carlos Francisco de Croix, Marqués de Croix.

   El edificio se construyó al oriente del barrio de San Juan, hubo algunos problemas por los terrenos, ya que los carmelitas eran propietarios y no tenían sentido de ayuda a las otras congregaciones religiosas; por esta razón el capitán Santiago compró el solar para la construcción en 300 pesos, lo que si agrado a los carmelitas.

   El plano original  lo trazó Don Joaquín de Heredia, arquitecto mayor.   Después de la muerte de los primeros benefactores continuaron  la obra otros devotos, como los hermanos José y Francisco de Orta, vecinos de Querétaro, Sor María Ignacia, quienes lograron un donativo de Don Rafael Monteverde por 22 mil pesos; Don José Domingo de Orta siguió, luego Don José Luís Frías, quien dotó el primer capellán, fue nombrado Síndico del nuevo convento.

   La mañana del 11 de junio de 1798 salieron del convento de Querétaro las religiosas Sor María Serafina Manuela, Sor María Guadalupe, Sor María Rosalía, Sor María Bárbara, Sor María Clara, Sor María Clara, Sor María Francisca y Sor María Clara; acompañadas de los señores comisionados y personas notables, escoltando la caravana los soldados del regimiento de Querétaro.

   Venían a Salvatierra para poblar el convento capuchino, hicieron escala en Rincón de Tamayo, luego llegaron a la ciudad y fueron alojadas en el beaterio del Carmen.   Al día siguiente fueron en procesión a la nueva iglesia, apadrinadas por personas notables de la ciudad; se les entregó una imagen de la Purísima Concepción.

   El día 12 fue bendecida la iglesia capuchina  y el convento de  acuerdo al ritual romano.
   La primera misa fue celebrada por Buenaventura Juni, asistido por Fray Lorenzo Pardo, cantó la misa Fray Miguel de Frías, agustino; la plática de recepción de novicias estuvo a cargo de Fray Francisco Miralles y el sermón estuvo a cargo de Fray Juan José Sáenz de Guimel.

   Después de misa, las madres fueron llevadas a la entrada que comunicaba al templo con la portería exterior, se dice que al entrar Sor Ma. Serafina exclamó: “Bendito sea Dios que me hizo Capuchina”.   La fundación fue declarada el miércoles 13 de junio de 1798, y al primera abadesa fue Sor Ma. Serafina, quien cumplía 26 años de capuchina; el domingo siguiente entraron las primeras novicias que fueron: Sor Ma. josefina Luisa, Sor Ma. Teresa, Sor Ma. Margarita y Sor Ma. Manuela.
   A finales de año ya contaban con 30 integrantes.

   Don Faustino de la Vandera donó la primer lámpara en el monasterio que se dedicó a la Purísima Concepción y el templo al seráfico padre San Francisco.   Fue hasta la primera parte del siglo XIX cuando se terminó de construir las celdas de la planta alta y algunos otros detalles del edificio.

   Cuando Hidalgo entró en Salvatierra era capellán de Capuchinas Sebastián de la Fuente, quien además fungía como comisario del Santo oficio; él acusó a Hidalgo de llevar una amasia apodad “Natera”.

   Cuando entraron en vigor las leyes de reforma el 15 de marzo de 1863 fueron exclaustradas las religiosas, siendo abadesa Sor María Cayetana y capellán Fray Francisco Muñoz; dicha orden entró en vigor a las 10 de la noche a cargo del general Miguel Echegaray, algunas religiosas fueron recibidas por familias vecinas y otras se fueron a comunidades circunvecinas. Eran tiempos difíciles y cambiantes, un año después se les permitió regresar al convento y al año siguiente fueron expulsadas otra vez.
   El 30 de Noviembre de 1876 el gobierno de la federación cedió al ayuntamiento las huertas de los exconventos del carmen y capuchinas, la huerta de capuchinas la recibió en arrendamiento Don Jesús Soto, procurador del ayuntamiento.

   El 6 de julio de 1886 el general Porfirio Díaz, presidente de la republica, en virtud de una solicitud del ayuntamiento de Salvatierra, cedió el exconvento de capuchinas para que se estableciera en el Hospital Civil, que se nombró Manuel González en honor al gobernador del estado.

   En 1887 se les devolvió el coro bajo que servía de capilla y ese mismo año fueron expulsadas nuevamente por Don Manuel A. Romo, jefe político de Salvatierra, sin embargo, en esta ocasión la gente de la ciudad protestó y los hechos fueron publicados en periódicos capitalinos La Voz de México y El Monitor Republicano.

   Años más tarde, en 1895, el 11 de Febrero, por iniciativa de Don Pedro Herrera el ayuntamiento tomó el acuerdo tomó el acuerdo de acondicionar un rastro municipal en la huerta del exconvento.
   En 1896 se construyó un altar en la capilla que sirvió de bajo coro con donativos de los señores Argomedo, Eusebio González y vecinos del Barrio de San Juan; el Padre Núñez fue quien llevó la imagen en 1890 y promovió el culto y veneración.

   Las novicias fueron llevadas a Zirizícuaro, en 1890 regresaron y en 1914 se retiraron una vez más; volviendo hasta después del conflicto cristero, ocupaban solo la parte perteneciente al capellán.
   En 1919 se cometió un robo sacrílego en el templo de capuchinas, fueron extraídos el sagrario y  el copón con todas las sagradas hostias que contenía. Dos años más tarde el capellán Fray Onofre Martínez mandó fundir la campana mayor que se dedicó a Santa María de Guadalupe.

   En 1940 se hizo la decoración y pavimento del templo con la cooperación de los empleados y obreros de la fábrica de la Reforma, luego en 1942 se construyó el jardín y un quiosco en la plaza de Capuchinas que recibió el nombre de Jardín Amado Nervo.

   Su peregrinar de las capuchinas no acabó, en 1944 fueron expulsadas pro el jefe de la oficina federal de hacienda, tuvieron que refugiarse en Acámbaro, en la calle Madero # 592.   En la instalación del convento fue acondicionado el que sería el colegio José María Morelos, quien lo tenía fue el Señor Cura Ruperto Mendoza, él les facilitó el regreso tiempo después, se adaptó la capilla y se hicieron obras de reconstrucción en los patios y salones.

   En noviembre 22 de 1945, con motivo de la celebración del primer centenario de la fundación de la fábrica La Reforma, se coronó la Virgen del Rosario por el Reverendo Señor Obispo de Tacámbaro Don Abraham Martínez y Betancourt, renovándose de esta forma los votos y el patronato que juraron los obreros en 1913 cuando se incendió la fábrica.   La corona fue hecha por Don Epifanio Vázquez de San Miguel Allende, costando 7,500 pesos, que liquidaron los señores Arechederra, dueños de la fábrica.

   En 1946 el hospital tuvo un nuevo lugar y ahí se instaló la escuela parroquial que después se nombró José María Morelos.

   Ya gozando de calma y estabilidad, la congregación capuchina organizó la celebración del II Consejo Nacional de la Juventud Obrero Católica el 10 de febrero de 1962; el noviazgo fue el tema principal, participaron jóvenes de diversas partes de la república.

   En 1963 los viejos muros de la casa que fue del capellán y que se ocupó para la Escuela Primaria # 2 fueron demolidos, pavimentándose un año después como parte de las obras del Plan Guanajuato.

   Con motivo de la visita a esta ciudad de los miembros del Comité de Ciudades Hermanas de USA el 7 de Septiembre de 1970, la plaza de capuchinas es nombrada Plaza de la Hermandad, el Lic. Efrén guerrero Torres, presidente municipal dio lectura del acuerdo del ayuntamiento para declararlos huéspedes de honor; se develó una placa con la siguiente inscripción: “Plaza de la Hermandad. Salvatierra – Yrwindale, Sep. 1970”, en este lugar se plantó un árbol de la amistad para lo cual los distinguido huéspedes depositaron la tierra para el simbólico árbol.

Ir al índice

JARDÍN DE CAPUCHINAS


  En un principio se llamó Jardín Amado Nervo,  es un rectángulo, limitado por las calles de Hidalgo, Ignacio Ramírez y Altamirano, posee bancas de Cemento bajo la sombra de una hilera de árboles, juegos infantiles de reciente hechura (resbaladillas, columpios), y una amplia plataforma, donde alguna vez hubo un kiosco, que sirve de ring a los niños o de tapanco de grupos musicales.  

Mayo 2009.   Se quitó el piso del jardín frente a la entrada del templo, también fue removida la plataforma rectangular.

      clic en las imágenes para agrandarlas.

Ir al índice
 

MONUMENTO A SAN CRISTÓBAL


   El 17 de Diciembre de 1967 se celebró la primera misa y bendición por el Pbro. Ruperto Mendoza;  se hizo a iniciativa de los trabajadores del volante (chóferes y taxistas).
 

Ir al índice
 

ORATORIO DE LOS DOLORES


   Ubicado en la calle Hidalgo, su construcción se inició en el año de 1893 a cargo del Pbro. Aristeo Franco; su construcción duró un año.   El altar es una joya de filigrana estilo gótico, labrado en cantera de Cupareo por Don N. Piña bajo la dirección de Eligio Sanabria

Ir al índice
 
 

SANTUARIO DIOCESANO DE NUESTRA SEÑORA DE LA LUZ.

 
    Templo dedicado a la patrona de la ciudad, que por muchos años fue conocida como "La parroquia" de Salvatierra, hoy es Santuario diocesano; es un templo majestuoso y magníficamente decorado, posee dos torres y una cúpula, también se dedicó a San Andrés Apóstol.  Los diseñadores fueron los neoclásicos Manuel Tolsá y Francisco Eduardo Tresguerras. Frente al templo está el "Jardín Grande" o jardín principal, donde las familias pasean por sus pasillos, a lo cual se le llama "ir a dar la vuelta al Jardín"; tiene forma cuadrada y abarca lo equivalente a una manzana.

   En el santuario se encuentra la imagen de "La Virgen de Las Luces", trabajada en pulpa de caña de maíz, fue realizada en el Siglo XVI por indígenas purépechas de Pátzcuaro, Michoacán; su autor fue un indígena llamado Juan el Converso, hábil Artesano, noble, perteneciente a la corte del rey Zintzicha, Tangoaxcan (Luego llamado Caltzonzin)   De Pátzcuaro, la imagen fue llevada a Acámbaro, donde recibió el nombre de Nuestra Señora de la Purificación (1550); en 1556 fue depositada en el hospitalillo de Huatzindeo por el fraile Juan Lozano, conocido como Fray Gallina, quien le cambió el nombre a Nuestra Señora del Valle.
   Alrededor del año 1627 una peste azotó la región, muriendo casi todos los indios, Huatzindeo quedó desolado; en 1631 un indio llamado Juan Miguel al estar en un jacal que fue de un indio que llamaban Juan Viejo, quien había muerto por la peste, encontró una imagen de talla de la Limpia Concepción de Nuestra Señora de la Virgen María; la sacó y la limpió, junto con un indio llamado Gabriel llevaron la imagen a la iglesia del convento de San Nicolás, le celebraron una misa a cargo del Rvdo. . Fr. Alonso Farfán, se llevaron la imagen a la hacienda de Don Francisco de Raya. De ahí se hizo tradición celebrarle misa cada año hasta que regresaron la imagen a Huatzindeo cuando fue poblado nuevamente.
   Se dice que su primer milagro fue irradiar luces, debido a ello Don Martín Hernández le levantó una capilla en la hacienda de San Buenaventura, las luces aparecieron otras 6 ocasiones, semejantes a la luz del sol.
    Cuando la gente la comenzó a visitar por sus milagros le fueron cambiando el nombre hasta ser conocida como Nuestra Señora de la Otra Banda por estar su capilla en el margen izquierdo del río; así mismo se hizo costumbre llevarla a hombros por los hacendados, seguidos por familiares y peones hasta la mitad del puente de Batanes, ahí era recibida por el real cabildo en traje de gala, había música y ambiente de fiesta, siendo el antecedente de lo que hoy conocemos como "Peregrinaciones"; la imagen visitaba el templo de la tercera orden (San Antonio) y el convento Carmelita, luego era regresada al dueño. Una india era quien cuidaba celosamente la imagen.

   En 1696 el Obispo Juan de Ortega y Montañés bendijo la imagen y le impuso el título de Nuestra Señora de las Luces.
   En 1733 la imagen fue vendida a la familia Tamayo Contreras, ellos la vendieron al capitán Francisco de Ávila, quien trató de llevarla a Querétaro pero la gente se lo impidió y tuvo que mediar el Obispo de Michoacán, Juan José Escalona y Calatayud; mientras se decidía su suerte, la imagen fue depositada en el templo franciscano.
   En 1743 estuvo la virgen provisionalmente en la sacristía mientras se construía su templo en la parte nororiental de la Plaza de Armas; finalmente en 1808 ocupó la virgen su templo propio, que luego fue parroquia y actualmente santuario.   Los milagros nunca han cesado desde su llegada al valle, por ello se ha vuelto la imagen más venerada e importante de la región.

   22 Septiembre 1766. Es declarada Patrona y Protectora de Salvatierra a la Sagrada Imagen de Nuestra Señora de la Luz.

   Como Muchos delincuentes se escondían en iglesias para no ser aprehendidos gracias a la inmunidad, las autoridades hicieron pesquisas para quitar dicha inmunidad; se llegó el acuerdo de que sólo ciertas iglesias darían asilo sin que la autoridad pudiera obligarlas a entregar a los prófugos, el 2 de noviembre de 1774 se publicó la lista de iglesias que seguirían sirviendo de asilos, en Salvatierra fue la capilla de Nuestra Señora de la Luz.

   8 de septiembre de 1808, se termina y es consagrado el segundo Templo de Nuestra Señora de las Luces, siendo consagrado por el señor cura y juez eclesiástico Don José Ignacio Basurto.

   El 21 Diciembre de 1869,  por decreto del Señor Arzobispo de Morelia se concedió 80 días de indulgencia a los fieles que con las disposiciones debidas rezaran un Ave María o Salve delante de la Santísima Virgen de la Luz.

   En 1887 el señor cura Don Francisco Nieto decoró el Santuario de Guadalupe.
   El 25 de diciembre de 1905 queda establecida la Sociedad de Obreros Católicos de Damas y Caballeros de la Virgen de la Luz, durante una visita pastoral del Señor Arzobispo Don Atenógenes Silva, quien la estableció.

    En 1908 el presbítero Don Ramón Aguilar edificó la capilla anexa al templo parroquial dedicada a Nuestra Señora del Refugio.

   El 5 de octubre de 1915 por sugerencia de varios padres de familia a el presbítero Don Ramón Aguilar se fundó el Colegio Guadalupano, Guadalupe Victoria; por ese motivo la señorita Ana María Salcedo solicitó al C. Carlos F. García, presidente municipal la licencia para establecer una escuela particular para niñas, protestando que quedaría sujeta al programa oficial vigente.   Se consultó al C. Secretario de Gobierno en Guanajuato el 12 de octubre así como el parecer del C. Eduardo Farfán, inspector escolar en este municipio, quienes aprobaron la solicitud.

   2 Junio 1930.   A las 3 de la tarde trasladan la imagen de la Santísima Virgen de la luz a la notaria, ahí varias personas a indicación del Sr. Cura José Espinosa y en presencia de los Señores curas Don Rafael Lemus, Don José del Valle y Don Jesús Garibay, además de algunas personas de la población, despojan la imagen de sus ropas para examinar los componentes de que está hecha.

   Encontraron que la imagen media 98 cm. de altura descansada sobre una base de madera de pino, muy antigua, esta base no está pintada ni barnizada, solamente cubierta en un grueso papel dorado pegado a la base.   La nube es de manufactura más moderna, hueca por de tras a la madera, al parecer hecha de patol; un examen más minucioso mostró que la imagen es de pasta ligera, de pulpa de caña de maíz, en magnifico estado de conservación.
   De la cintura para abajo es de talla, o sea, que tiene figuradas las ropas con la misma pasta de que está hecha, el cuerpo y la túnica están pintados de color de rosa, ligeramente morado; la espalda y el manto de color azul claro con cuatro cueltas o lugares en que se ve la parte inferior del manto de color bermellón.
   Las manos son de madera de cedro  o de patol y están sujetas a los brazos un poco arriba de la muñeca, siendo el brazo hasta el hombro de genero de lino, llenos con algodón en rama y pegados en los hombros.   Sobre la muñeca de la mano izquierda tiene pegada una tira de papel en la cual dice: “Estas manitas se las dio doña Luisa Galván Sánchez de Asnsnur, mayo  19 de 1920”.   Debajo de la túnica asoma la punta del pie izquierdo calzado y pintado de color café.   La pintura en todo el cuerpo es indudablemente la original; en opinión de muchas personas que examinaron la imagen , estuvieron de acuerdo que data del siglo XVI.

   La escultura del Santo Niño que se apoya en la mano izquierda de la imagen es de madera y de hechura posterior, está de pie en la mano izquierda en la actitud necesaria para sostener el mundo de oro que se acostumbra ponerle.   La manita derecha  está en actitud de bendecir y le falta el dedito índice; la pequeña escultura es de encarnación en su totalidad y parece ser de principios o mediados del siglo XVIII, por su tamaño y posición no es el que se ve en el óleo de la Santísima Virgen que se encuentra en la Sacristía de la Parroquia.

   La virgen tiene ojos de cristal, cafés obscuros y tiene figurado un ligeramente el pelo, tiene la cabeza inclinada hacia la izquierda y en su cuello no se nota absolutamente nada que pueda hacer suponer que ha sido alterada; no así la nube y los ángeles que datan del segundo tercio del Siglo XIX.

   El 29 de mayo del 2002 parte del templo de La Luz se quemó ante la impotencia de quienes trataban de entrar en vano a sofocar el fuego, se tardaron en entrar porque el padre del templo se encierra; se dice que corrió a todos los demás religiosos que vivían en las instalaciones del templo. Se consumió un órgano con enflautado de plomo, un órgano eléctrico, molduras de madera del coro, vigas de madera que sostenían la maquinaria del reloj, dañándose el mismo al caer. Se desprendieron algunos vidrios.   

    Noviembre 2007. Se inició la restauración del piso del atrio. 

 

Ir al índice
 

TEMPLO DE LA IGLESIA DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS


   Templo del culto mormón, cuenta con canchas de básquetbol y un pequeño jardín.
 

Ir al índice
 

TEMPLO DEL BARRIO DE SAN JUAN


   En la hacienda de Don Francisco de Raya trabajaba un indio llamado Juan Miguel, se dice que él reunió a varios indios convertidos al cristianismo y les propuso nombrar a San Juan Bautista como su santo de devoción; todos estuvieron de acuerdo y le prometieron al santo una fiesta el 24 de junio de cada año.   Después de algunos años llegaron a la región indios otomíes, quienes recibieron la imagen de San Juan y continuaron con la festividad en la comunidad de Tupátaro.   Cuando Chochones fue reconstruido, Juan Miguel y otros indios se mudaron a la recién fundada Salvatierra, junto con varios mulatos construyeron sus jacales en el sur, junto a la rivera del río Grande; ellos siguieron con su devoción a San Juan.
   Así surgió el Barrio de San Juan, nombrado en aquel tiempo "Barrio de Indios", ahí edificaron un templo en honor de su santo patrono en 1645,  con una extensión de 15 varas de largo por 6 de ancho, techos de vigas y muros de cal y el patrono de una vara de alto en un altar de cantera; luego se remodeló en 1667. Como eran en su mayoría peones y campesinos quienes vivían en este barrio, le agradecían a San Juan por sus cosechas y sus empleos, con ello se creó la festividad del buen temporal.   Juan Miguel fue el primer mayordomo del templo; la primera celebración se lleva a cabo con vísperas, misa solemne y procesión. El mayordomo compró 2 campanas , un atril y un estandarte que hizo de tafetán colorado de Castilla.

   La remodelación dejó una iglesia de cal y canto con adornos en relieve labrados en madera, el altar mayor tiene capiteles y columnas jónicas y corintias, tiene en la parte superior la imagen de San Juan Bautista, al centro el Señor del Socorro y una dolorosa; en la entrada, del lado derecho, está una figura del Señor de la Humildad, que según inscripción que reza al pie fue hecha a devoción de José Policarpio Hernández el 17 de abril  de 1828 y costaron 23 pesos.   El atrio no tiene detalle arquitectónico alguno, únicamente una cruz de cantera que pertenecía al antiguo campo santo.

   La cúpula es lisa y la torre sin adorno alguno, tiene en el depósito 3 campanas y un esquilón que son:

     "La niña Socorrito", fundida por Romualdo López el 31 de octubre  de 1878.
     La del Señor del Socorro puesta el 20 de abril  de 1949.
     Y la de Nuestra Señora de Guadalupe y del Señor San Juan en 1960.
        

   Con los años la festividad se fue modificando, los campesinos traían productos de sus cosechas para agradecer por el buen temporal ya no al Señor San Juan únicamente, sino también a la imagen del Señor del Socorro; se adorno la calle de acceso al templo con unos arcos simples adornados con fruta de temporal y cañas; también el templo era adornado para la celebración eucarística para dar gracias por el buen temporal.

   Noviembre del 2007. A iniciativa de un grupo de jóvenes originarios del barrio se elaboró este año un 5° arco, colocado en la esquina Poniente de la plazuela.

   Martes 12 de febrero de 2008. Murió el padre Prisciliano, luego de varios meses de estar enfermo. El padre Prisciliano fue un buen sacerdote, siempre al pendiente de las necesidades del templo y de los feligreses, aún cuando algunos de ellos se empeñaron en hacerle la vida difícil. En su gestión se arregló el jardín del atrio y los baños para los visitantes, le tocó ver la elaboración del 5° arco.
 

  Jueves 31, julio de 2008.   El día de hoy fue recibido el sacerdote que se encargará del Barrio de San Juan, se le celebró misa acompañado de varios sacerdotes y la gente de la parroquia de capuchinas los recibió.

 

Ir al índice
 

TEMPLO DEL CARMEN


   El templo más lujoso de la ciudad, construido bajo la supervisión de Fray Andrés de San Miguel en una superficie de 600 varas de largo por 300 de ancho, se encuentra sobre la calle Zaragoza; en su costado Este se encuentra un convento y en su lado Oeste está una pequeña capilla, la cual originalmente estaba dedicada al Santo Niño de Praga.
En sus primeros años contaba con un cementerio propio en frente de la entrada actual, donde eran sepultados los personajes más ilustres de la ciudad, en el templo eran enterrados los religiosos y bienhechores de la ciudad. En la capilla del Niño de Praga fue sepultado Fray Andrés de San Miguel, Don Agustín de Carranza Y Salcedo fue sepultado en la capilla mayor.
En los tiempos de mayor apogeo los carmelitas poseían desde lo que hoy es Leandro Valle hasta la Calzada Alderete; y desde el panteón “San Elías” hasta el río Lerma; los carmelitas descalzos de Salvatierra poco a poco se fueron erigiendo casi como latifundistas acumuladores de riquezas.

Datos históricos de los carmelitas en Salvatierra:

 

  11 Abril 1644. Se marca un terreno de 600 varas de largo por 300 de ancho para la fundación de una iglesia y convento de los carmelitas.
  Mayo 1644, se inicia la construcción del convento Carmelita de San Ángelo Mártir a la margen derecha del río, siendo el arquitecto Fray Andrés de San Miguel, dicho convento fue cambiado y construido al lugar donde actualmente se encuentra, con el nombre de Convento de Nuestra Señora del Monte Carmelo, Celebrándose la primera misa el 25 de noviembre  de 1644. Este año muere en Salvatierra Fray Andrés de Salvatierra.

   Febrero de 1655. Se termina la construcción del Templo.

   Mayo de 2007.   Se cerró al público la capilla del Niño de Praga, a causa de los daños que presenta su cúpula.

 

Ir al índice
 

TEMPLO DE SANTO DOMINGO


   El 9 de agosto  de  1735  fue un día muy caluroso pero se presentó un cambio de temperatura, por el lado de la sierra de los agustinos aparecieron nubes de tormenta y horas más tarde inicio una lluvia copiosa, un indio ya viejo, su yerno y dos nietos se refugian bajo un corpulento mezquite; la tormenta empeoró y en todo el valle se escuchó un trueno que sacudió y lleno de pavor a la ciudad de Salvatierra, los 4 indios habían sido fulminados por un rayo, encontrándose dispersos y solo una de los nietos pudo sobrevivir.

   Los cuerpos fueron levantados por campesinos del lugar, encomendaron al niño que encontraron con vida al Señor Crucificado que se encontraba en la capilla del Calvario, junto a la hacienda de Sánchez  y como se recuperó en poco tiempo, se consideró aquella cura como un prodigio de la Divina Providencia, por lo que se le dio el título de Señor de la Clemencia.   Poco tiempo después, al ver los franciscanos que la capilla era frágil ante las crecidas del río, trataron de llevarse la imagen a otra, pero dicen que cuando trataron de moverla se hizo tan pesada que no la pudieron mover.

   Resolvieron llevar la imagen del Señor de la clemencia al templo de San Francisco, la posesión de la imagen se imputa a un indio llamado Agustín Martín, vecino de la ciudad, quien edificó la pequeña capilla en 1737 con limosnas de los creyentes y de su propio bolsillo. Los creyentes de la imagen y las limosnas crecieron.   El 30 de junio de 1740 se decretó que Agustín Martín y sus herederos serían los propietarios de la imagen.

   Pasaron algunos años antes de que los dominicos tomaran posesión de la imagen y del santuario de Santo Domingo.

   En la parte superior del pórtico tiene la siguiente inscripción: En Agosto 3 de 1793 As. Y en la puerta lateral clausurada del lado del cementerio: 1793 As. Estas fechas son seguramente cuando se terminó de construir la iglesia.
   En el siglo XIX las celdas que fueron del convento se destinaron en algunas ocasiones para la Escuela Parroquial y en 1908 se estableció el Hospital de San Vicente de Paúl, en donde fue velado el P. Fray José Pérez, a quien fusilaron en Cacalote en el año de 1928.
   La torre se construyó en el siglo XX siendo párroco el señor cura Chávez.

Ir al índice
 

TEMPLO DE LA SAGRADA FAMILIA

 
  Cuando quedo constituida formalmente la colonia Álvaro Obregón en 1935 ya contaban con una capilla donde veneraban  la virgen de San Juan de los Lagos; años después se formó una cooperativa llamada Pro – Hogar que compró un terreno para la construcción de una iglesia, que fue dedicada a la Santa Cruz, siendo párroco el Sr. Cura José Espinosa y el primer capellán el Pbro. Antonio Hernández.
   La pila bautismal fue comprada por el padre   , ya que el anterior cura Don José Aguilar, no tuvo el menor interés en ella.
   En agosto del 2001 llegó a la parroquia el nuevo sacerdote, el Padre Roberto, entre sus principales metas está la construcción de un nuevo templo parroquial en el terreno baldío de la colonia Deportiva, es conocido como Padre “Beto”.   Éste padre ha iniciado la remodelación del templo con ayuda de vecinos de la colonia y familiares de ellos quienes radican en USA.
 
 
Ir al índice
 

TEMPLO DE LA CRUZ

    Se ubica en la Col. Guanajuato, perteneciente a la parroquia de la Sagrada familia; en el año 2005 se empezaron los trabajos de edificación del templo, quedando la estructura principal terminada, y en funcionamiento 2 campanas.
   En las misas de los domingos a las 10:30 hrs. Las familias acostumbran a recibir la bendición con agua bendita al terminar la celebración.
 

 

Ir al índice

 

 

TEMPLO DE SAN FRANCISCO


   Al principio se construyó un primer templo franciscano donde los religiosos permanecieron hasta 1645, ese año cambiaron su templo y convento a la nueva ciudad que se estaba edificando.   Cuando se construyó el templo principal se le llamó San Buenaventura, las obras se terminaron en 1740 (el templo y el convento).

   Para pasar al templo desde la calle Morelos hay 3 puentes sobre la acequia Gugurrón.   Durante la Reforma el convento fue desalojado y destechado por completo, quedó desocupado por 40 años, después de ese tiempo fue conocido el templo como “Las Ruinas de San Francisco”.

   Los padres franciscanos al regresar a sus actividades se dedicaron a reconstruirlo con ayuda de los feligreses hasta darle su actual apariencia.

   Actualmente es uno de los templos más elegantes de la ciudad, entre sus atractivos esta el museo del Padre Pérez, mártir de la guerra cristera, a un costado del templo; también cuenta en el jardín con una estatua de San Francisco de Asís con un lobo lamiéndole la mano derecha, de la cual se dice que baja en algunas noches junto con su lobo.

   Dos películas mexicanas han usado como escenarios la fachada del templo.

   El templo cuenta con 3 altares, el mayor está dedicado a San Buenaventura, el del crucero al lado de la Epístola, a la Purísima Concepción y el otro, a la mitad del templo, dedicado al Señor de las 3 Caídas, cuya escultura original fue cambiada de su altar a una capilla a la entrada del templo, de esa capilla desapareció.   Esa escultura era usada en otros tiempos el viernes  Santo para llevarla en procesión por la  ciudad, era llevada en una plataforma de madera.

   Carpinteros diestros idearon un mecanismo especial para que la escultura diera tres pasos antes de caer agobiado por el peso de la cruz y doblarse después para al final caer, se escuchaba un gemido.
 
 

Ir al índice