CUENTOS Y LEYENDAS DE SALVATIERRA.

Arriba
Costumbres y tradiciones
Cuentos y Leyendas
Fiestas
Humor
Refranes

    LA PRESENTE ES UNA RECOPILACIÓN DE CUENTOS, LEYENDAS Y RELATOS CURIOSOS QUE SE CUENTAN EN SALVATIERRA Y SUS ALREDEDORES, DE SER POSIBLE SE NOMBRA LA FUENTE O EL NOMBRE DEL COLABORADOR, SI TIENES ALGÚN RELATO QUE COMPARTIR, ENVÍALO POR e-mail A: salvatierra_gto@yahoo.com.mx

 

 

 

Conquistar a la Novia

   Cuentan los ancianos de una forma efectiva para conquistar a la muchacha que se quiere para novia, hay que buscar un nido de gorriones, se agarra el gorrión más pequeño y se le buscan las plumas de la cola, se le quita la pluma de en medio. La pluma se le puede regalar a la muchacha o ponerla sobre su foto para que caiga enamorada.
 

 

Índice

El baile de las muertas en la calle Hidalgo



Arturo y sus dos acompañantes formaban un trió musical, se ganaban la vida cantando melodías hasta entrada la noche en los bares de la ciudad, complaciendo a los parroquianos pasados de copas que siempre hay.

Habían estado tocando en una de las cantinas que hay sobre la desviación Celaya-Yuriria, muy cerca de la central de autobuses. Al terminar decidieron irse a sus casas, tomando desde la carretera la calle Hidalgo, al llegar a la esquina que forma esta con Leandro Valle, en la vieja casona que un día habitó el Dr. Ramón Ruíz, un grupo de muchachas, siete para ser exacto, les preguntaron que si podrían tocarles un rato en la fiesta que iban a celebrar allí, en esa casa y cuanto les cobraban. Al entrar a la casa les causo sorpresa no ver mas invitados a la fiesta, estaba solo el grupo de muchachas. La fiesta fue corta, pero divertida, al terminar las jóvenes les pagaron y los despidieron amablemente. A Arturo se le olvido la guitarra, por lo que decidió ir al día siguiente a recogerla.

Al otro día, cuando volvió por la guitarra, encontró la casa sola y serrada, como ha estado por años, ningún vecino sabía nada, ni si allí se había celebrado una fiesta, ni quien era el encargado para que la abriera. Cuando logro entrar no encontró nada, ni rastros de fiesta alguna, ni su guitarra.

Hace dos siglos y medio, se acento en Salvatierra un prospero comerciante de telas, vivió precisamente en esa casa, donde vendía también su mercancía. Presumía que las suyas eran las mejores telas que se comercializaban en la región, decía que sus cedas le llegaban desde el oriente, a bordo de la Noa de China, que cada año llegaba al puerto de Acapulco,

Todo en la vida le había sonreído, menos que la providencia le concediera tener un heredero varón, había procreado con su mujer siete hermosa jóvenes dignas de cualquier mancebo acaudalado de la región. Esto le amargo su existencia y recalo contra sus hijas, no permitiéndoles salir ni a la tienda de telas, las sacaba solamente muy temprano el día domingo al templo de los Franciscanos a oír misa.

Las muchachas desesperadas por el encierro en que las tenía su padre, siendo esto peor en un convento o en la cárcel, decidieron escaparse, su padre las sorprendió y segado por la cólera las mato a golpes.

Con lo que se encontró Arturo, y sus compañeros del trío fue con las animas de las bellas jóvenes, que libres de su padre hacen sus fiestas en algunas noches.
 

El Borracho Y La Virgen

   En la ciudad de Salvatierra existe un oratorio en la calle Hidalgo, ahí está una imagen de la virgen de los dolores,  mucha gente entra a rezar o únicamente a pasar un rato de meditación por lo acogedor del recinto sagrado;  muchas personas decían haber visto a un borracho entrar y sólo tocar el manto de la virgen.
   Un día aciago murieron dos personas en la ciudad, un hombre rico y un borracho muy pobre, los funerales fueron acordes a la naturaleza de cada uno de los difuntos, ambas almas abandonaron sus respectivos cuerpos y fueron a entregar cuentas al creador, la justicia divina mandó al alma del borracho al purgatorio y la del rico al infierno, ésta vio al creador como buscando un porqué, a lo que Dios le dijo:
- En vida fuiste abonando con limosnas no sinceras tu entrada  al cielo pero nunca dejaste de lado el pecado ni nunca te arrepentiste sinceramente.   En cambio, el borracho sabía que no podía dejar su vicio por falta de voluntad, venia a la iglesia y tocaba solo el manto de la virgen con una vergüenza sincera sin decir promesas vanas, si pudieras ver el manto encontrarías los huecos que hizo el borracho al tocar el manto todos los días sin faltar uno solo.

   Así cada uno recibió su castigo justo.

Índice

 

El Burro Del Callejón

   Cuentan que un grupo de muchachos siempre andaban en busca de aventuras y problemas, no les importaba a quien dañaran; en cierta ocasión andaban en una de las periferias de la ciudad robando fruta, era ya tarde y empezaba a anochecer, salieron cargados del huerto; en eso salió de su casa un anciano quien era dueño de la huerta, les llamó la atención pero ellos se burlaron de él insultándolo, y hasta le aventaron algunas guayabas.   El anciano se sentó, se les quedó viendo y dijo:
- Algún día pagarán todo lo malo que hacen, todo se paga.

   Los muchachos se fueron a un callejón a comerse sus guayabas y perones, todavía se seguían burlando del viejo y de cómo lo maltrataron; en eso estaban, cuando alguien vio un burro amarrado de unos arbustos, decidieron soltarlo para montarle.  Uno de ellos le montó, mientras otro lo desamarraba, empezaron a hacer su alboroto acostumbrado, uno empezó a golpear al asno con una vara para que reparara, el callejón se empezó a obscurecer.  Otro chavo se subió al burro, en medio de la obscuridad otro sintió que quedaba lugar y subió también al burro;  sin darse cuenta de lo anormal de la situación uno a uno se fueron subiendo hasta estar todos al lomo del asno... uno de ellos grito que ya amarrarán al burro, todos empezaron nombrar a todos y se dieron cuenta de lo increíble, nadie estaba abajo, el pánico los invadió, empezaron a bajarse como pudieron sin saber donde caían, ya abajo vieron como le brillaban los ojos al burro, lo que siguió los acabó de dejar pasmados, algunos dicen que oyeron un grito como de lamentos pero los muchachos juran que fue un rebuzno del asno endiablado, huyeron despavoridos del lugar...

   A la mañana siguiente gente fue al callejón, habían encontrado el cadáver de un joven de 18 años totalmente ensangrentado, nadie de los vecinos dijo haber visto que alguien dejara amarrado un burro en el callejón, pues nadie de ellos tenía.  Dicen que aquel burro extraño ha vuelto a aparecer en algunas noches de luna nueva, quizá en busca de más jinetes.

 

"Publicado en periódico Correo, en el suplemento Expresso"

Índice

 

El Señor de la Clemencia.

   El 9 de agosto  de  1735  fue un día muy caluroso pero se presentó un cambio de temperatura, por el lado de la sierra de los agustinos aparecieron nubes de tormenta y horas más tarde inicio una lluvia copiosa, un indio ya viejo, su yerno y dos nietos se refugian bajo un corpulento mezquite; la tormenta empeoró y en todo el valle se escuchó un trueno que sacudió y lleno de pavor a la ciudad de Salvatierra, los 4 indios habían sido fulminados por un rayo, encontrándose dispersos y solo una de los nietos pudo sobrevivir.

   Los cuerpos fueron levantados por campesinos del lugar, encomendaron al niño que encontraron con vida al Señor Crucificado que se encontraba en la capilla del Calvario, junto a la hacienda de Sánchez  y como se recuperó en poco tiempo, se consideró aquella cura como un prodigio de la Divina Providencia, por lo que se le dio el título de Señor de la Clemencia.   Poco tiempo después, al ver los franciscanos que la capilla era frágil ante las crecidas del río, trataron de llevarse la imagen a otra, pero dicen que cuando trataron de moverla se hizo tan pesada que no la pudieron mover.

Índice


 

El Señor del Socorro.

        En 1682 se hizo una junta para solicitar una imagen de Cristo Crucificado para su veneración en el templo de San Juan Bautista; una vez hechas las diligencias preliminares llegaron los escultores que se iban a encargar de la obra, saliendo de inmediato al monte cuatro indios separadamente para buscar un árbol que fuese apropiado.   El día siguiente volvió uno de los enviados con la noticia de haber encontrado un árbol como el que solicitaban, llamó a todos los indios para que fueran a cortarlo;  fueron a descortezarlo y conforme fueron retirando la corteza fueron descubriendo la imagen ya formada y perfecta de un crucifijo, declarando los escultores que la talla era tan perfecta que no era menester más que ponerle "la encarnación"; dándose aviso al juez Ecco. Quien le dio la advocación y título de Señor del Socorro.

Índice

 

La Carrera Por La Novia

    Cuentan los ancianos que en cierta ocasión dos muchachos muy acaudalados se disputaban el amor de una joven, heredera de una gran fortuna en la ciudad de Salvatierra; un muchacho era originario de Yuririahpúndaro y el otro originario de San Nicolás de los Agustinos.
   El día de sus quince años la muchacha tuvo su anhelada fiesta de presentación a la sociedad, sus dos pretendientes aprovecharon la ocasión para dar a conocer sus intenciones de matrimonio con la joven, su padre le preguntó si tenía predilección por alguno de los dos y ella no supo decidir, pues ambos le eran atractivos.
   Ante el dilema el padre de la muchacha ideo una forma de decidir quien sería el esposo de su hija, les dijo que fueran por sus mejores caballos y los amarraran a una carreta lista para una carrera; los dos jóvenes obedecieron, fueron a sus respectivos hogares y dispusieron todo para la carrera.

   El día pactado se presentaron todos los implicados, el padre de la muchacha se acercó a los dos competidores y les dijo:
- Será marido de mi querida y única hija aquel cuya carreta pierda la carrera, pero ambos deberán luchar por ganar.

   Los jóvenes quedaron pasmados ante la proposición, ambos se miraron desconcertados, ¿cómo correr para ganar si el perdedor se casase con la hija? ; un anciano que sabía de las condiciones de la carrera, llamó a los dos muchachos y les susurró algo que nadie más escuchó. Los pretendientes estrecharon sus manos, se dirigieron a las carretas y la carrera inició, una carrera tan disputada que jamás nadie olvidaría, ambos jinetes vociferaban y dirigían hábilmente a los cuacos para librar los obstáculos del terreno, dieron vuelta en el lugar marcado e iniciaron el retorno, los maderos de las carretas crujían como deseando desvanecerse, los corceles corrían como si la vida les fuera en ello, nariz a nariz hasta unos pocos metros antes de la meta cuando una de la carretas volcó... una ¡aaah! rompió el tenso silencio, unos hombres fueron a auxiliar al muchacho que había caído mientras el padre de la novia se acercó al ganador, y le dijo que a pesar de todo había sido una gran carrera pero que su hija se casaría con el muchacho accidentado, pero el ganador se dirigió a la joven y dijo a los presentes:
- Yo me desposaré con esta joven pues su padre dijo que dría la mano de la doncella a aquel cuya carreta perdiera la carrera, bien pues, nosotros intercambiamos carretas para que cada uno corriera en la del contrario, así pues mi carreta perdió y yo me desposaré con la muchacha.

   Todos los presentes quedaron conformes y la boda se llevó a cabo, el anciano quien les dio la idea fue el invitado principal de la boda.

Índice

La Cruz del Culiacán

 

   Hace muchos años llegó a estos lugares una india, cuya hermosura asombraba a quienes la miraba, iba siempre acompañada por sus padres ya ancianos; ellos habían establecido su vivienda lejos del resto de la población, en el corazón del cerro del Culiacán. Rodeose esta familia de tal misterio que llegaron a tribuírsele, sobre todo al indio, el carácter de hechicero, cosa que nunca llegó a comprobarse.    Pero en realidad talvez únicamente trataban de proteger a su hija por el temor de que fuera objeto de la codicia de los hombres de la región, pues cuentan que el indio seguía considerando a los españoles como enemigos de su raza; sin embargo, con el correr del tiempo la hermosa india se encontró con un apuesto caballero español, Don Pedro Núñez, se enamoraron y cada uno pasaba los días suspirando por el otro, se veían cada vez que podían, a escondidas, hasta que un día los descubriera el padre de la joven quien se disgustó y aseguró que jamás permitiría que su amor se consumara.

Contra todo y todos, la joven pareja concertó su matrimonio, el cual causó revuelo en la región, se casaron y vivieron felices por un tiempo, acostumbraban pasear por la rivera del río Lerma; pero el odio en el padre de la joven no murió, espero paciente la oportunidad, y cuando la tuvo mató a su propia hija. Un peón encontró el cadáver al hacer su recorrido diario, y temiendo lo culparan enterró a la joven; el caballero español se dedicó a la vida religiosa, entrando a la orden de los Carmelitas Descalzos, y fue él quien colocó la cruz en lo alto del cerro del Culiacán para acallar, dicen, los fuertes lamentos que se oían en todo el valle por la pena de su amada. Esa cruz es la protectora de los enamorados del valle del Culiacán.
 

 

Índice

La Guajolota Debajo de la Cama.


   Cuentan de un hecho tan verídico como bochornoso, en tiempos de las apuraciones un señor recibió en su casa a varios amigos quienes eran músicos; el anfitrión les dio de comer y acomodó sus pertenencias para que los amigos se quedaran a dormir en su casa.   Uno de los amigos veía con ojos maliciosos a la mujer del anfitrión, quien tan amablemente los atendía y aseguró aprovecharía las sombras para manosear a la mujer; al apagar las luces, el mal amigo esperó a que todos durmieran y empezó a desplazarse lentamente hasta la cama donde sabía estaba la hermosa mujer, a tientas fue buscando el cuerpo deseado.   De pronto sintió algo cálido que tocaban sus dedos, al toque se escuchó un ruido como de ronroneo o suave quejido.
- No hagas ruido, no hagas ruido. – dijo el atrevido individuo.

   Continuó avanzando, cuando de pronto... sintió un fuerte pellizco en la mano, pensó sería la recatada mujer, así que siguió hasta que se sintió atacado y gritó, todos se despertaron, encendieron las velas tan solo para encontrar al amigo en el suelo con una hoz en las costillas junto a una caja donde estaba una guajolota echada.

  El abochornado músico dijo que sólo estaba buscando su instrumento y regreso a u lugar, a quien había tentado en realidad fue a la guajolota y al avanzar se había topado con la hoz accidentalmente.

Índice

La muchacha de las cuevas del cerro de Culiacán


   Una leyenda que cuentan los viejos del sabino, dice que a principio del siglo vivía en el pueblo un leñador de nombre Artemio. Todos los días, incluyendo domingos y días festivos subía al cerro de Culiacán, acompañado de su burro para traer leña.
   Un día, entre unas enredaderas encontró la entrada de una cueva, penetró en ella, oía mucho ruido como si fuera un mercado, siguió adentrándose y dió con un gran tesoro. Junto a este estaba parada una bella muchacha de cabellos rubios y ojos de color.
   La doncella le propuso ser el dueño de esas riquezas, con la condición de que la llevara en la parte trasera de su burro a la iglesia más cercana para oír misa, y que, oyera lo que oyera, por ningún motivo volteara para atrás.
   Artemio salió con la mujer de la cueva, monto en su burro y enseguida ella hizo lo mismo en la parte trasera, como habían convenido.   Cuando iban bajando del cerro, él seguía oyendo los mismos ruidos que oyó en la cueva, pero no hizo caso para no voltear a ver, pues era el trato que había tenido con la muchacha. Al entrar al Sabino, notó que los vecinos lo veían con asombro, y exclamaban: ¡Mira lo que lleva allí!
   El leñador se dirigió al templo, pero la curiosidad lo venció, por los gritos de la gente grande y principal mente de los niños, al voltear al ver la muchacha, vio con sorpresa que lo que llevaba atrás era una horrible y repugnante víbora, de la impresión cayó muerto a las puertas del templo.
 

Índice

 

La Taconuda

 

 

   Era pasada la una de la mañana, cuando Don Santos Ramos, vecino de la calle Colón, propietario de la tienda de ropa y mercería “La Estrella de Oro”, oyó el sonar de unos tacones de mujer en la banqueta, los pasos venían del callejón del Padre Eterno, al acercarse a ver supuso que iban a pasar frente a su casa las personas que hacían ese ruido. Había él estado tomando toda la tarde, como era costumbre los jueves, día que se acostumbra cerrar los comercios por las tardes, envalentonado por su borrachera dijo a los de su casa: “Voy a ver a esa taconuda, a ver que quiere”. Y dicho y hecho, salió a la calle y caminó rumbo a donde se oían los pasos; su familia lo vio salir ofuscado y pasados unos minutos lo vieron regresar blanco de miedo y sin poder hablar, hasta lo borracho se le había quitado, no pudo decir a los ahí presentes que había visto.

   Afuera se escucharon los pasos de la taconuda alejarse con rumbo al callejón del Padre Eterno y, aunque trataron, nadie se atrevió a salir para ver quien era; aunque en la mente de todos pasó la idea de la taconuda.

   La ahora calle Colón, se llamaba calle del Biombo, que servía de atajo para ir del centro de la ciudad al puente grande o de Batanes, era camino obligado para los caminantes y viajeros quines iban hacia Michoacán; por ello, en esta calle se habían establecido dos mesones: “El Mesón de San Juan”, cuya entrada era donde hoy están las oficinas de La Cámara de Comercio; y el “Mesón Doña Josefa”, donde ahora se realizan eventos sociales, propiedad de la familia Guerrero. Como en todo lugar de estas características había un gran número de prostitutas, quines se ofrecían a los viajeros y los transeúntes, estas damas vivían en su mayoría en el callejón del Padre eterno, donde convivían con tahúres, ladrones y mal vivientes. Ahí se cometían todo tipo de ilícitos y crimines.
Entre dichas prostitutas había una mulata muy bella, llamada Juana, quien se enamoró de un rico viajero, quien se acostumbraba alojar en el mesón “San José”, más que el cuerpo, le entregó todo su amor y pasión, provocando enojo en su protector, con quien vivía, y el padrote mató al rico viajero, Juana, al tratar de de defenderlo también perdió la vida.

   Su alma no ha encontrado descanso, y en ocasiones hace el mismo recorrido de la calle Colón al callejón del Padre Eterno, pues no pudo ir ni al edén ni al averno. Y quien sabe, quizá algunos borrachos que salen de los bailes del mesón Doña Josefa la hayan encontrado.

 

Índice

La Otra Historia De Pancho Villa

   Se cuenta en la región que Doroteo Arango Y Pancho Villa eran dos personas distintas, Pancho Villa, el jefe revolucionario del norte; y Doroteo, una joven que se vengó de un hacendado matándolo.   Por ello Doroteo tuvo que huir y se unió a la bola, por prueba le puso Pancho Villa que fuera a un pueblo y le trajera a una muchacha, prueba que Doroteo superó.

   Así lucharon codo a codo ambos, con cierto parecido físico; en cierta batalla en que fueron emboscados casi todo el batallón fue exterminado, los sobrevivientes huyeron, entre ellos Doroteo y Pancho Villa; quienes fueron a dar a una cueva, ahí Pancho le ordenó a Doroteo tomar su lugar y seguir la lucha con su nombre para que la gente siguiera con el ánimo en alto. Le ordenó que a quienes encontrará en su camino les preguntara: “¿quién soy yo?” y que matara a quien no lo reconociera como Pancho Villa.

   Doroteo obedeció las ordenes, luego de sepultar a Pancho, fue en busca de los sobrevivientes, les preguntó como le fue ordenado y mató a quien no lo reconocía como Pancho Villa.

Índice


 

La Primer Familia del Valle

   De una tribu que en su recorrido nómada se estableció a la margen izquierda del Río Grande, algún tiempo y que después emigró, se desprendió uno de sus componentes.   Era un indio que por nombre llevaba Ztirú; lo acompañaba su mujer y un pequeño hijo. Ztirú era inteligente y trataba de ganarse la vida como todos los de su raza, con su arco y sus flechas; logró establecerse y formar su casa rudimentaria, domando algunos animales que le servían para su subsistencia.   Del río escogió lo más hermoso de su ribera, al calor de grandes y frondosos ahuehuetes (sabinos), y a su manera primitiva también logró sacar del río los más grandes peces, de un remanso que a manera de presa artificial tenían como criadero rudimentario.   Algún tiempo fue feliz con su matrimonio que aumentaba la prole, según aumentaba el tiempo que pasaba sin sentir en aquel lugar paradisíaco.

   Un día salió por la mañana para su trabajo ordinario, con su arco al hombro y sus flechas a la espalda, en medio de la maleza y la obscuridad del bosque, se oyó silbar en la quietud una lecha y esta arma arrojadiza fue a incrustarse entre los dos ojos del desgraciado Ztirú.  La india, su esposa, al notar que no regresaba fue en su busca.   Después de mucho caminar, lo encontró sobre una roca al paso de las aguas, con la mitad de la flecha en su mano y la otra clavada en el cráneo; seguramente él mismo se la trató de desprender, antes de caer muerto.   De su mujer y su prole, no se volvió a saber nada.
 

Índice

La Prueba para el Matrimonio

   Se cuenta que en cierta comunidad del municipio una joven pareja decidió casarse, el novio fue a pedir el consentimiento del padre de la novia, este accedió con la condición de que el pretendiente pasara una prueba, debía permanecer una noche desnudo, en el cerro; el joven aceptó la prueba para poder casarse.   La siguiente noche se fue al cerro, se despojo de la ropa y se quedó a esperar que pasaran las horas; el papá de la novia enviaba a unos peones a cerciorarse de que la prueba se cumpliera cabalmente; la muchacha le recriminó a su padre la prueba tan dura que le había impuesto a su pretendiente, él le contestó que haría algo para aligerar su estancia en el cerro.

   El señor mando a sus peones encender una fogata en el cerro vecino a donde se encontraba el muchacho, lo suficientemente grande para que la alcanzara a ver.   Y así pasó el esto de la noche el joven, viendo a lo lejos el fuego, mientras él sentía helarse esa noche de enero.

   La prueba fue superada y la fecha de la boda fue dispuesta; los días siguientes el padre de la muchacha le pidió le preparara su almuerzo pero todos los días encontraba los frijoles crudos y la carne fría, cuando el señor le preguntó que pasaba, ella le contestó:
- Si mi novio se pudo calentar de un cerro a otro, ¿por qué no se podrían calentar los frijoles y la carne de esta casa, si la cocina de la vecina está junto a la nuestra?.


 

Índice

 

“La Tiznada” y San Antonio

   Los creyentes tienen diversas formas de demostrar su agradecimiento hacia los santos patrones quienes les realizan algún favor o milagro, así pues cuenta la leyenda que un señor de Salvatierra le pidió a San Antonio un milagro y le fue concedido, fue tal su agradecimiento que decidió regalarle una becerrita que quería mucho – llamada “La Tiznada” – y se la llevó al templo, al no encontrar más donde, ató su becerrita a la mano derecha del Santo, y ante la mirada sorprendida de los ahí presentes el animal corrió llevándose la imagen sacra y el fiel devoto detrás iba gritando:
- “¡Agárrate güerito que te lleva la tiznada!” causando la risa de más de uno mientras controlaban a la becerrita y le quitaban al Santo, quien no sufrió daño alguno.

( Cabe mencionar que en Salvatierra, la expresión “Llevarte la tiznada” se entiende como una vulgaridad equivalente a “Llevarte la chingada” o “Ya te fregaste”)
 

 

La Virgen Y El Diablo.

    Cuentan las abuelitas que el Diablo sintió envidia por la habilidad que tenía la Virgen María para coser, así pues, un día el Diablo se decidió a retar a la virgen para ver quien era quien cosía más rápido y mejor; la virgen aceptó amablemente.
    El día de la competencia se reunieron un gran número de seres a presenciar tan singular evento, los contendientes ambos tomaron sus herramientas e iniciaron sus respectivas costuras, la Virgen usaba hebras cortas mientras que el Diablo las usaba largas, según él para terminar primero; La virgen con su infinita paciencia, terminaba una hebra y ensartaba otra, por su parte al Diablo se le hacían nudos sus hebras por lo largo. La Virgen lo derrotó y quedó demostrado que con paciencia las cosas salen mejor.
 
 

Índice

Las Cuevas Del "Tetillas".

     En la región del valle de Huatzindeo se corre el rumor de que hay un tesoro oculto en alguna parte del cerro Tetillas, con esta idea varias personas fueron en busca del tesoro anhelado, muchas de ellas relataron la misma historia:
     "Subí sólo, bueno, llevaba mi burro, por aquello de que tocara buena suerte... lo primero que se me ocurrió fue   ir a echar un vistazo a la barranca que da a Santo Tomas, nada encontré.   Seguí mi camino cerro arriba buscando cualquier indicio de alguna excavación, pues es sabido que mucha gente enterraba su dinero bajo un cadáver; de pronto, una idea cruzó mi cabeza, las cuevas, claro, ¿por qué no lo había pensado antes?, tenían que ser las cuevas el lugar ideal para servir de resguardo.   Busqué la cueva mayor, camine adentro alumbrando con una antorcha, caminé por unos minutos hasta que di con unos costales viejos, abrí uno y vi que estaba lleno de centenarios; pero apenas agarré uno se escucho una voz que decía: "Todo o nada, si puedes llevarte todo mi dinero en un sólo viaje es tuyo..."
     Agarre un costal y salí con él a cuestas, lo subí a mi burro y todo espantado bajé del cerro; pero cuando llegué a mi casa y abrí el costal... estaba lleno de estiércol.

     Así que el tesoro sigue allí, en alguna de las cuevas esperando a que alguien acepte el reto del Diablo.

Índice

La muchacha de las cuevas del cerro de Culiacán.



   Una leyenda que cuentan los viejos del sabino, dice que a principio del siglo vivía en el pueblo un leñador de nombre Artemio. Todos los días, incluyendo domingos y días festivos subía al cerro de Culiacán, acompañado de su burro para traer leña.
   Un día, entre unas enredaderas encontró la entrada de una cueva, penetro en ella, oía mucho ruido como si fuera un mercado, siguió adentrándose y dio con un gran tesoro. Junto a este estaba parada una bella muchacha de cabellos rubios y ojos de color.
   La doncella le propuso ser el dueño de esas riquezas, con la condición de que la llevara en la parte trasera de su burro en la iglesia más cercana a oír misa, y que, oyera lo que oyera, por ningún motivo volteara para atrás.
   Artemio salió con la mujer de la cueva, monto en su burro y enseguida ella hizo lo mismo en la parte trasera, como habían convenido.
Cuando iban bajando del cerro, el seguía oyendo los mismos ruidos que oyó en la cueva, pero no hizo caso para no voltear a ver, pues era el trato que había tenido con la muchacha. Al entrar al Sabino, noto los vecinos lo veían con asombro, y exclamaban; ¡Mira lo que lleva allí!
   El leñador se dirigió al templo, pero la curiosidad lo venció, por los gritos de la gente grande y principal mente de los niños, al voltear al ver la muchacha, vio con sorpresa que lo que llevaba atrás era una horrible y repugnante víbora, de la impresión cayo muerto a las puertas del templo.
 

 

Las Mujeres De La Familia

    En cierto pueblo, en cierto tiempo había una familia tradicional, el padre, la madre, un hijo y tres hijas.   Eran pobres en su forma de vivir mas no en pertenencias, pues como muchas familias de rancho tenían gallinas, una vaca y una pequeña parcela.

   Cuentan que por lo regular desayunaban frijoles y atole, la madre y las hijas no comían bien pero gozaban e una rebosante salud, el padre y su hijo se dedicaban a trabajar la tierra, que no quedaba muy lejos de casa, se podía ver la parcela desde el patio de la casa.

   Un día todo cambió en aquella familia, desayunaron juntos como de costumbre, el padre y su hijo salieron a la labor diaria; minutos después la mamá mandó a una de las hijas que se fijara si los hombres estaban trabajando, luego la mamá le encargo a su hija mayor que fuera al cuarto por “el encargo”, le dio una llave y la hija se marchó. No vieron cuando un primo entró a la casa, él vio a su prima entrar al cuarto y fue a ver que hacía, vio que sacaba de un baúl un envoltorio, se escondió para ver que llevaba, la muchacha salió del cuarto, lo cerró y fue a la cocina; le entregó a su madre el envoltorio, era carne, las mujeres de la casa se pusieron a cocinar.

   El primo salió de la casa y le platico a su tío lo que vio, el señor le dijo que no contara nada, él ya sospechaba que si no comían bien delante de él y se veían tan bien de salud era por que comían en casa de algún pariente, pero no imaginó lo de esconder la carne.
   Al día siguiente se  repitió la rutina, el marido dijo  a su mujer que iba a limpiar el cuarto de las muchachas pero ella se opuso, le dijo que ellas lo harían para que no vieran lo que eran cosas de mujeres. El esposo le dijo que no iban a ir a la parcela porque tenían que bajar al pueblo por fertilizante, claro que no fueron, esperaron unos minutos y después regresaron a casa cuidando de que no los vieran, entraron y...

   Encontraron a la mamá y las hijas dándose su banquete de todos los días, el señor obligo a la mamá a abrir el baúl y encontró dinero y cortes de carne; le puso su maltratada a la mujer y desde entonces él manejo el dinero y las compras.

Índice

 

 

Las Velas del Jardín de Capuchinas.

   A principios de este siglo, corría de boca en boca, de que en ciertas noches, cuando la luna no aparecía en el firmamento, al llegar al jardín de Capuchinas las personas se topaban con un camino de velas encendidas que lo llevaban hasta el viejo Kiosco, que estaba en el centro del Jardín.   Los transeúntes que por las noches caminaban y entraban entre las velas no podían salirse de él, teniendo que llegar hasta el kiosco mismo, éste se iluminaba por completo en ese momento.
   Las luces y las velas desaparecían cuando la persona rezaba la magnifica.   Decía la gente que las velas eran las almas de los desgraciados que penaban en el jardín, porque habían muerto en pecado mortal en el hospital que se encontraba en el ex convento de enfrente.

Índice

 

Planear Antes De Tiempo

     Cuentan que un señor se casó y se fue a vivir a Estados Unidos junto con su esposa, allá vivieron algunos años,   al cabo de los cuales su esposa fue enfermando hasta el punto de agonía; el señor vino a Salvatierra algunas veces de vacaciones y conoció a una hermosa dama con quien hizo planes de matrimonio en cuanto muriera su esposa.    En una ocasión el señor llamó por teléfono a su prometida en Salvatierra desde Estados Unidos y le   indicó que arreglará todo lo concerniente a la boda pues era cuestión de horas para que muriera su actual mujer...
      En la fecha indicada la prometida acudió a la central, vio como bajaban un ataúd cuidadosamente, cuando se acercaba vio bajar del autobús a la esposa de su prometido, viva, muy enferma, pero viva.
      Quien llegó muerto fue el señor que planeo su segunda boda aún casado.

Índice

 

 
 
 
  Última actualización miércoles agosto 05, 2009

 Visitas    Counter